Archivo de Categorías: RELATOS

Te estoy follando la mente. Obra en 8 actos

– ¿Me estás follando la mente? – Te estoy follando entera, pero empezaré por la mente. *** Latigazo. *** – Quiero tu lengua. – La tendrás. Dentro de tu cuerpo y de tu cerebro. – Quiero que me agarres, me

Destacado / Deja un comentario

Te estoy follando la mente. Obra en 8 actos

– ¿Me estás follando la mente? – Te estoy follando entera, pero empezaré por la mente. *** Latigazo. *** – Quiero tu lengua. – La tendrás. Dentro de tu cuerpo y de tu cerebro. – Quiero que me agarres, me

Destacado / Deja un comentario

Castigo

Me planté ante mi amo en cuanto me lo ordenó. Estaba sentado en su butaca, despreocupado de mí, fumando. O por lo menos eso fue lo que pude apreciar. Apenas lo pude ver. Mantuve mi mirada fija en el suelo

Destacado / Deja un comentario

Castigo

Me planté ante mi amo en cuanto me lo ordenó. Estaba sentado en su butaca, despreocupado de mí, fumando. O por lo menos eso fue lo que pude apreciar. Apenas lo pude ver. Mantuve mi mirada fija en el suelo

Destacado / Deja un comentario

Muffin de chocolate blanco

[ Siempre es un placer recibir relatos de los lectores de A Fervenza do Sur. Hoy os dejo con uno de ellos: Muffin de chocolate blanco. ¡Disfrutadlo! ] Como cada viernes por la tarde, después de recoger a Marta en el

Destacado / Deja un comentario

Muffin de chocolate blanco

[ Siempre es un placer recibir relatos de los lectores de A Fervenza do Sur. Hoy os dejo con uno de ellos: Muffin de chocolate blanco. ¡Disfrutadlo! ] Como cada viernes por la tarde, después de recoger a Marta en el

Destacado / Deja un comentario

Primero un abrazo…

… y un beso en la frente. El siguiente en mis labios.  Dulce, lento, húmedo, sincero.  En mi cara tus manos. Sentada sobre ti. Tu mirada me mira. Se mojan mis braguitas. Me viste tu camisa.  Mis piernas abiertas. Tu boca en mi

Destacado / 2 comentarios

Primero un abrazo…

… y un beso en la frente. El siguiente en mis labios.  Dulce, lento, húmedo, sincero.  En mi cara tus manos. Sentada sobre ti. Tu mirada me mira. Se mojan mis braguitas. Me viste tu camisa.  Mis piernas abiertas. Tu boca en mi

Destacado / 2 comentarios

El amante exquisito

– Mírate al espejo. Giré la vista hacia la izquierda y allí estaba, mirándome fijamente, esa silueta que rezumaba sexualidad por cada centímetro de sus largas piernas, por cada puntada del encaje de su ropa interior negra, en la larga

Destacado / Deja un comentario

El amante exquisito

– Mírate al espejo. Giré la vista hacia la izquierda y allí estaba, mirándome fijamente, esa silueta que rezumaba sexualidad por cada centímetro de sus largas piernas, por cada puntada del encaje de su ropa interior negra, en la larga

Destacado / Deja un comentario

El juego de no conocerse

[accede a la versión en gallego] Aquella noche habíamos decidido actuar por separado. Cenamos juntos, esta vez en mi casa, para establecer las reglas del juego. Lo que yo haría, lo que él me dejaría hacer, lo que haríamos juntos

Destacado / Deja un comentario

El juego de no conocerse

[accede a la versión en gallego] Aquella noche habíamos decidido actuar por separado. Cenamos juntos, esta vez en mi casa, para establecer las reglas del juego. Lo que yo haría, lo que él me dejaría hacer, lo que haríamos juntos

Destacado / Deja un comentario

Cena a tres. Rendida a Baco

[accede a la versión en gallego] el placer de la cocina a cuatro manos la complicidad entre dos personas alrededor de una mesa … las miradas en una cena para dos (o para tres) cocinar como método de seducción, comer

Destacado / Deja un comentario

Cena a tres. Rendida a Baco

[accede a la versión en gallego] el placer de la cocina a cuatro manos la complicidad entre dos personas alrededor de una mesa … las miradas en una cena para dos (o para tres) cocinar como método de seducción, comer

Destacado / Deja un comentario

Arrodillada

[accede a la versión en gallego] Ni siquiera notaba que mis piernas, en su límite de flexión, habían decidido no ser más mías. Ni siquiera me importaba no sentirlas porque tenía corazón, cabeza y fervenza concentrados en otro cuerpo. Ni siquiera sabía

Destacado / Deja un comentario

Arrodillada

[accede a la versión en gallego] Ni siquiera notaba que mis piernas, en su límite de flexión, habían decidido no ser más mías. Ni siquiera me importaba no sentirlas porque tenía corazón, cabeza y fervenza concentrados en otro cuerpo. Ni siquiera sabía

Destacado / Deja un comentario