El zulo de metal

[accede a la versión en gallego]

Intenté, sin éxito, encontrar un resquicio de vida en aquel zulo de plástico y metal. Una gota de agua capaz de borrar la sed que me quemaba la garganta. Una salida de aire por entre las paredes de aquella prisión que se me mostraba hermética, cerrada, un todo. Podía sentir cómo los pulmones se encogían en cada golpe de respiración que yo intentaba arrancar sin éxito. Nada. No había nada más que claustrofobia. Mis ojos querían ver pero mi cabeza decía que no mientras se esforzaba en convertir en distorsión la poca realidad que aún podía distinguir…

Por un momento me vi explotando y llenando con mis restos aquel angustioso espacio, pero entonces los brazos se decidieron a mover, sin control, locos, desesperados, golpeando las paredes, dañando sin sentir ya dolor… hasta que la mano –derecha, izquierda, no sé, no era yo, estaba fuera de mí- encontró la llave de la libertad. Giró, empujó aquella puerta artificial y me ofreció un descanso… Cerré los ojos…

Cuando los abrí, me pude ver a mí misma en aquel espejo, el del zulo plastificado. No había huido. Al contrario, me encontraba bien atada, los brazos en alto pintando con mi vaho la pared de cristal, las piernas abiertas e inmóviles. No había huido ni del zulo ni de la calentura, pero una sensación agradable me decía que aquello era bueno. Una sensación y también aquella voz masculina que, detrás de mí, me impedía bajar las manos, cerrar las piernas. Yo contra la pared y él a mis espaldas, rompíamos el silencio con una respiración entrecortada y exagerada de más. Buscaba en el espejo alguna prueba de que aquella figura que sentía detrás de mí existía, me autoconvencía de mi propia cordura, intentando entrever un trozo de pelo, un torso, una sombra siquiera… Pero nada. Me rendí a aquella excitación en el momento justo para que acercase su paquete a mis nalgas. Lo sentía caliente, próximo, vivo y oscuro. Me quemaba la piel, prueba suficiente de que, tal y como había adivinado, mi cuerpo estaba desnudo por debajo de la cintura, falda arrugada bajo mis pechos, bragas en los tobillos, sobre mis zapatos de tacón intactos. Cerré los ojos…

Se adentró en mi fervenza buscando agua, y para cuando pudo llegar al fondo yo ya me estaba moviendo, un poco por la excitación un poco por la imparable marcha del tren, desbocado él y desbocada yo, y a cada embestida en mi cuerpo de aquella bestia encendida, yo apretaba mis pezones contra el espejo, deshecha en sudores y segura de morir de placer. Todo era calor en aquel zulo del que ya no quería escapar. Deseaba volver la vista, pero los labios de aquel hombre mordían una de mis orejas y me apretaban contra el espejo al mismo tiempo que escuchaba los gemidos del esforzado amante a cada embestida en mi fervenza, una y otra vez, los pezones contra el espejo, el sudor por entre mis pechos, su polla dentro, su polla fuera, me hervía el sexo, su polla embistiendo y yo gritando mientras mis mejillas resbalaban sobre el espejo, ya hecho agua, y otra embestida, y ya no podía más, y las uñas en las paredes sudadas… y un grito ahogado cuando las puertas de mi fervenza do sur se abrieron como nunca antes… y entonces si, exploté de placer y caí sin sentido justo cuando las manos de la bestia liberaron las mías…

Volví a mi asiento, aún febril y con dificultad. El agua de aquel lavabo de tren, aquel zulo de plástico y metal, lejos de limpiarme de sexo, se había evaporado al roce con mis mejillas. Llené los pulmones, cerré los ojos, ya sentada, y escuché los latidos de mi aún acelerado corazón. Para cuando volvieron a su ritmo natural, una señal acústica avisó del final del trayecto. Me despreocupé. Yo ya había llegado minutos antes. Y lo había hecho por el mejor de los caminos. Con un desconocido del que ya ni me acordaba…

Nela.

Anuncios

Reflexiona

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: